Nuestro blog

Con este blog queremos dar a conocer a los lectores las grandes alteraciones que sufre la sociedad actual por obra y gracia del progreso. Son enfermedades que están potencialmente en quienes las sufren y se manifiestan, generalmente, por primera vez cuando el afectado recibe un shock, sea del tamaño que sea.

Tratamos de crear un punto de encuentro e información para esas personas que padecen algún tipo de trastorno psicológico, pero también para sus familiares. Ante estas enfermedades no estás solo, todo está In Mente.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Depresión: de la tristeza pasajera a la desolación


En muchas ocasiones nos sentimos tristes sin saber por qué. Para saber si tenemos o no depresión debemos discernir si es por un período corto de tiempo o por uno más largo. En este segundo caso se trataría de un estado depresivo.

Es una de las enfermedades con peor tratamiento, ya que la curación puede tardar años en llegar o incluso toda la vida. Todo esto depende de la predisposición de quien la padece y de la ayuda que se le ofrezca. Entre los síntomas que presenta este trastorno mental se encuentran:

· Sentimiento persistente de tristeza, ansiedad, o vacío.

· Sentimiento de desesperanza o pesimismo.

· Sentimiento de culpa, inutilidad o impotencia

· Irritabilidad, inquietud

· Pérdida de interés en las actividades o pasatiempos que antes disfrutaba, incluso las relaciones sexuales

· Fatiga y falta de energía

· Dificultad para concentrarse, recordar detalles, y para tomar decisiones

· Insomnio, despertar muy temprano, o dormir demasiado

· Comer excesivamente o todo lo contrario, perder el apetito.

· Pensamientos suicidas o intentos de suicidio

· Dolores y malestares persistentes, como dolores de cabeza, cólicos, o problemas digestivos que no se alivian incluso con tratamiento.

No existe un tratamiento milagro que la haga desaparecer, como ocurre cuando nos duele la cabeza y nos tomamos una pastilla. Entre las opciones que aparecen esta el tratamiento con antidepresivos, que ayudan al paciente a regular su ansiedad, pero también tienen efectos secundarios, como náuseas, dolores de cabeza o estreñimiento. Otra opción para depresiones de carácter más leve aparece la conocida como terapia del diálogo que consiste en reuniones con un especialista para que nos ayude a superar nuestro problema. Estas dos opciones son combinadas en muchas ocasiones. Cuando se trata de una depresión grave muchas veces se recurre a la terapia electroconvulsiva, que se trata de un tratamiento psiquiátrico en el cual se inducen convulsiones utilizando la electricidad, este método ha sido muy criticado, pero la realidad es que está dando muy buenos resultados.

Entre los motivos por los que se da no se conoce una causa única conocida de la depresión. Más bien, ésta parece ser el resultado de una combinación de factores genéticos, bioquímicos, y psicológicos. Se indica que los trastornos del cerebro provocan dichas enfermedades, las personas que la padecen lucen un cerebro distinto, cuando se les realizan resonancias magnéticas, a las personas que no lo tienen. Generalmente esto suele dar por la muerte de un familiar, una ruptura sentimental, una mala relación con algún familiar, por problemas económicos, despidos del trabajo... e incluso en algunas ocasiones por cosas que parecen unas tonterías para quienes estamos bien, pero que en una persona propensa a ello pueden provocarle una gran depresión. Uno de los mayores problemas que tienen es que en muchas ocasiones quienes les rodean no alcanzan a comprender su problema. Muchas veces la soledad de estas personas puede llevarlas al suicidio, por ello se trata de una enfermedad con muy difícil tratamiento.

Aquí dejamos una serie de medidas que podemos tomar para ayudar a alguien cercano que se encuentre así:

· Ofrecer apoyo emocional, comprensión, paciencia, y ánimo.

· Entablar una conversación con él y escucharlo con atención.

· Nunca desacreditar los sentimientos que manifieste pero si señalar las realidades y ofrecer esperanza.

· No ignorar los comentarios acerca del suicidio y comunicarlos a los familiares, terapeuta, o médico.

· Animarlo a hacer cosas, salir, pasear...

· Recordarle que eso se pasa, con la ayuda del tratamiento y el paso del tiempo.

Si usted o algún familiar se encuentran en esta situación no duden en pedir ayuda, se puede salir, con mucho esfuerzo pero se sale.


No hay comentarios:

Publicar un comentario