Nuestro blog

Con este blog queremos dar a conocer a los lectores las grandes alteraciones que sufre la sociedad actual por obra y gracia del progreso. Son enfermedades que están potencialmente en quienes las sufren y se manifiestan, generalmente, por primera vez cuando el afectado recibe un shock, sea del tamaño que sea.

Tratamos de crear un punto de encuentro e información para esas personas que padecen algún tipo de trastorno psicológico, pero también para sus familiares. Ante estas enfermedades no estás solo, todo está In Mente.

martes, 25 de enero de 2011

"No puede quedarse solo en casa por si se olvida de dónde está"


Con tan solo 23 años, Carlos Loureiro ya sabe lo que es enfrentarse al Alzheimer. Hace ya tres años desde que se lo diagnosticaron a su abuelo, por lo que para él el olvido es una experiencia sobradamente conocida.

¿Cómo ha sido la evolución que habéis notado en la familia de la enfermedad de Alzheimer de tu abuelo?
Hay una línea ascendente desde hace tres años hasta aquí. Mi abuelo siempre padeció de nervios, y en ocasiones se olvidaba de algunas cosas, pero lo veíamos normal y no le dábamos mayor importancia, asociando esos episodios muy esporádicos a sus problemas nerviosos o simplemente para llamar la atención. Pero esos “despistes” fueron aumentando, y hace tres años le fue diagnosticada la enfermedad como tal. Desde entonces está a tratamiento, y cada día aumentan sus olvidos, así como algunos episodios propios de la enfermedad.

¿Episodios? Centrémonos un poco en esta parte…
Sí. La enfermedad de Alzheimer va asociada en ocasiones a situaciones de violencia sin que la persona sea en ese momento consciente, pues es fruto de los olvidos del momento. En nuestro caso ocurre sobre todo cuando lo sacan a pasear, que en muchas ocasiones no quiere volver a casa porque no la reconoce como tal. Revive su casa de la infancia, la describe y quiere ir allí. Al intentar hacerlo entrar en razón de que ya no está en su casa materna no lo asume e intenta irse él solo, empujando a los familiares que lo acompañan o golpeando mobiliario público.

Dices que “revive su casa de la infancia”. ¿Cómo se sienten las personas que conviven con él cuando ven que recuerda su niñez pero no a su familia actual?
Se le intenta seguir la corriente. Él no comprende que eso ya no es así, por lo que en ocasiones hacemos como si fuese un juego y le vamos dando la razón, hasta que él se orienta de nuevo y comprende la realidad presente. A veces no llega a saber el nombre de la persona que está frente a él, pero sabe que la conoce y da características que dentro de lo malo nos suelen sacar una carcajada, como saber que una es “la que limpia la casa”, otra “la que cose y hace la comida”, otra “la gruñona que riñe conmigo a todas horas”…

¿Es él mismo consciente de su enfermedad?
Sí. En los momentos en que está “cuerdo” comenta que tiene la cabeza mal, que se olvida de todo, y compara cosas que hacía antes por sí solo con las que le tienen que hacer ahora.

Es decir, que la autonomía es casi nula, ¿no?
Podríamos decir que sí. Necesita una persona las 24 horas pendiente de él. Mi abuela y mi tía son las que más están con él. Lo levantan, asean, visten, salen a pasear con él…; mi abuela se levanta todas las noches unas 4 veces para que orine.
Puede estar él solo con la televisión puesta, o dando un pequeño paseo por el pasillo, pero no puede quedarse solo en casa, por si se olvida de donde está o quiere irse.

Ayudarlo a levantar, asear,… es quizá mayor para la familia la dependencia física que la psíquica…
Es la que más merma a los más cercanos. Mi abuelo está bastante obeso, por lo que el esfuerzo que deben realizar con él es muy sacrificado. Matan su propio cuerpo a cambio de hacer vivir bien a una persona que al rato no recuerda lo que están haciendo por ella.

Anteriormente dijiste que a veces daba características de familiares que os hacía reír. ¿Pequeños episodios para sonreír dentro de todo lo malo que os den ánimos a la hora de seguir trabajando día a día con él?
Por supuesto. Con el tiempo te acostumbras a las pérdidas de memoria. Y dentro de la tristeza que supone eso, unas te acaban por hacer gracia, como cuando se empeñó un día en que le hiciesen la maleta y se le llevasen para el camarote, que el barco iba a zarpar (él fue marinero). Frecuentemente también se olvida de que comió el postre y lo pide cada 5 minutos, ofendiéndose cuando le dicen que ya lo tomó.

El síndrome de Down

El síndrome de Down es una alteración genética producida por la presencia de un cromosoma extra (o una parte de él) en la pareja cromosómica 21, de tal forma que las células de estas personas tienen tres cromosomas en dicho par (de ahí el nombre de trisomía 21), cuando lo habitual es que sólo existan dos.

Este error congénito se produce de forma espontánea, sin que exista una justificación aparente sobre la que poder actuar para impedirlo. No hay que buscar culpables.

A las personas con este problema también se las llama mongólicas por la similitud que presentan sus rasgos faciales con los de los autóctonos de Mongolia.

UN POCO DE HISTORIA

El síndrome de Down debe su nombre al apellido del médico británico John Langdon Haydon Down, que fue el primero en describir en 1866 las características clínicas que tenían en común un grupo concreto de personas, sin poder determinar su causa.

Sin embargo, fue en julio de 1958 cuando el genetista francés Jérôme Lejeune descubrió que el síndrome consiste en una alteración cromosómica del par 21. Por tanto, la trisomía 21 resultó ser la primera alteración cromosómica hallada en el hombre.

El síndrome de Down es la principal causa de discapacidad intelectual y la alteración genética humana más común: 1/700 concepciones. La incidencia aumenta con la edad materna, especialmente cuando ésta supera los 35 años, siendo éste el único factor de riesgo demostrado de tener un hijo con síndrome de Down.

CUANDO LLEGA UN NIÑO CON SÍNDROME DE DOWN

Desde las 83 asociaciones integradas en DOWN ESPAÑA prestamos apoyo a las familias desde el momento mismo en que los padres reciben la noticia de que esperan o han tenido un hijo con síndrome de Down. Estar con ellos desde el primer instante no solo es beneficioso para los padres, que sienten que no están solos, sino también para el recién nacido, con el que empezará a trabajar de inmediato todo un equipo multidisciplinar de profesionales para intentar paliar, en lo posible, los efectos que sobre su desarrollo provoca el exceso de carga genética.

Además, DOWN ESPAÑA realiza labores de orientación a los profesionales de la salud acerca de cómo informar a los padres del nacimiento del hijo con síndrome de Down, así como el asesoramiento a través de un programa específico de salud. Igualmente si se trata del diagnóstico prenatal, algo de vital importancia, pues afecta a cómo los padres encaren el nacimiento de su hijo.

Los programas de Atención Temprana se han demostrado fundamentales e insustituibles para la estimulación del aparato sensorial y motor del recién nacido, para la creación de un contexto óptimo dadas las características propias de su aprendizaje y para proporcionar el apoyo emocional necesario a los padres para que la familia se adapte a la nueva situación.

LEÓN Y OLVIDO

León y Olvido son hermanos. León tiene síndrome de Dawn. Al morir sus padres hace cuatro o cinco años. La única herencia que ha quedado de sus padres es el alquiler de la casa en la que viven y un viejo coche.

En la convivencia comienza a desarrollarse un conflicto:

Olvido pretende que León acepte ir a un internado, León por el contrario intenta que las responsabilidades de la casa y el cuidado del joven estén a cargo de su hermana. Su tenacidad hace que la paciencia y el aguante de Olvido sean constantemente puestos a prueba.

El trailer de la película puede verse en este enlace:

http//daylimotion.com/video/x78/kmrleonyolvidocreation


Redactado por María Ordoñez

lunes, 24 de enero de 2011

La doble personalidad

TRASTORNO BIPOLAR

Concepto:

Se denomina así a un trastorno depresivo de larga evolución, en el que los de comportamientos irregulares que presenta el paciente se ven interferidos por la aparición de episodios donde el enfermo presenta un estado de ánimo elevado (euforia excesiva), expansivo (hiperactividad anómala) o irritable.

El periodo de exaltación se llama “episodio maníaco”, tomado este nombre de una palabra griega, “mania”, que significa literalmente “locura”.

El nombre de afectivo se refiere a las patologías de los afectos, nombre genérico que se da a los trastornos depresivos, en general, y al trastorno bipolar. Indistintamente lo nombramos como trastorno bipolar, o como trastorno afectivo bipolar.

Por lo tanto, un trastorno bipolar es una enfermedad en la que se alternan tres tipos de situaciones:

1. Episodios depresivos, con características semejantes a una alteración depresiva más importante. Las fases de depresión concuerdan con:

-Sentimientos de desesperanza y pesimismo.

-Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.

-Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.

-Pérdida de interés o placer, en actividades que para él antes fueron objeto de disfrute incluyendo la actividad sexual.

- insomnio, irregularidad en las horas de descanso, sensación de estar ralentizado y dificultad para concentrarse.

-Puede suf´rir pérdida de peso y lo opuesto, ganar demasiado peso. Estas irregularidades van unidas a un tipo de frustración interna que lo hace pensar en el suicidio e incluso intentarlo.

2. Episodios de normalidad o eutimia. (Eutimia viene de unas palabras griegas que significan: humor normal, o ánimo normal).

En definitiva: El paciente afectado de un trastorno bipolar se comporta de manera normal o contraria según como esté su mente. Así puede estar eufórico o inactivo, triste o alegre, afable o imposible… Esto afecta al enfermo en todo tipo de vivencias, por ello son difíciles de llevar si no se ponen en manos de un especialista que les de una medicación adecuada que jamás deben olvidarse de tomar.


Redactado por María Ordoñez

domingo, 23 de enero de 2011

Cuidemos a quienes nos cuidan

En este blog hemos estado hablando de las principales enfermedades mentales con las que nos encontramos día a día, pero no hemos mencionado a quienes ayudan a esas personas y a sus familiares. Estos facultativos son imprescindibles para poder llevar con toda la normalidad posible cada día de las personas que las sufren y de sus familiares.
Pero no se trata de un trabajo fácil, es muy duro vivir diariamente con los diferentes aspectos de estas dolencias, y más aún cuando no se cuentan con los recursos ni conocimientos necesarios para hacerle frente a estas enfermedades.
Hoy en día se cuentan por miles las personas que se ocupan del cuidado de enfermos de alzheimer o demencias que necesitan también ayuda psiquiátrica para poder seguir con su trabajo. El sistema sanitario español intenta dar una formación a estos facultativos cada vez más especializada, además de darles un apoyo cuando así lo requieran porque les supere su trabajo.
Pero aún así el sistema va muy lento, y no llega la ayuda a todos los que la precisan, lo que hace que quienes primero ayudan a superar una depresión, sean depués los que caen en la misma.
No podemos cambiar el procedimiento, ni su trabajo, ya que son necesarios y siempre va a haber gente con estos problemas, pero debemos poner todos los medios para mimarlos y cuidarlos y que sigan desempeñando esa gran labor que tan necesaria es. Por tanto debemos apoyarles y darnos cuenta de las dificultades a las que se enfrentan cad día de su vida laboral y ayudarles cuando sea necesario, sólo de este modo conseguiremos que quienes lo necesiten tengan ayuda suficiente y cualificada. Es cosa de todos.

sábado, 22 de enero de 2011

"¿Qué pasará cuando ya no recuerde nada?"


El diario de Noa, de Nick Cassavetes, es mucho más que una emocionante historia de amor. También supone una reflexión acerca de los desconcertantes sentimientos de un paciente de Alzheimer, sin olvidar en ningún momento el de sus familiares. Noa se convierte así en un abanderado de los cuidados a un enfermo con esta dolencia, basándose en el cariño y en la esperanza. De hecho, la esperanza es realmente la clave para él porque a lo largo del film espera que su amada le recuerde. Para ello, emplea la técnica de la lectura diaria de un libro con las memorias de su historia de amor que él mismo escribió. Su objetivo no era otro que el de recuperar a su amor.

Desgraciadamente, la realidad es mucho más desalodadora que la ficción. Si bien la película finaliza con la conciencia de la enferma, lo cierto es que el Alzheimer es una enfermedad degenerativa que no suele tener vuelta de hoja. Desde el primer momento se pueden observar diferentes acciones y estados de la enferma muy comunes en esta enfermedad, como es el caso de la medicación a través de antidepresivos para calmar sus estados de nerviosismo, la pérdida de la memoria, de hecho no es capaz ni de reconocer a su marido ni a sus hijos.

Otra característica que presenta la anciana, llamada Allice, sería la fase en la cual se encuentra. Se encontraría en la fase media debido a que puede realizar diferentes tareas con independencia, como pasear o ir al baño. En cambio, necesita asistencia en tareas más complejas. También se nota en ella la pérdida de aptitudes, como son el reconocer objetos o familiares. Uno de los momentos claves en cuanto al tratamiento del Alzheimer y a la vez más emotivos es aquel en el cual reconoce que la persona que le está contando esta historia de amor es su marido, así como comienza a ser consciente de que esa historia es la de su vida. Sin embargo, la realidad sale a relucir porque ese momento de reconocimiento resulta ser muy escueto y pronto vuelve a su estado de no reconocer a nadie debido. Sin duda, esta película refleja perfectamente la enfermedad a través de la anciana y del papel que hacen las personas que se encuentran a su alrededor.


viernes, 21 de enero de 2011

Mentes ficticiamente reales

La esquizofrenia es un trastorno fundamental de la personalidad, una distorsión del pensamiento. Los que la padecen tienen con frecuencia el sentimiento de estar controlados por fuerzas extrañas. Son presa de ideas delirantes que los obligan a actuar de manera extravagante, presentan alteración de la percepción , afecto anormal y nula relación con la situación conformando este cuadro finalmente con autismo entendido como aislamiento.

La degeneración que produce esta enfermedad en quienes la padecen los incapacita para realizar como cualquier otro actividades normales de la vida o mantener un adecuado contacto con la realidad. El psicótico no vive en este mundo (disociación entre la realidad y su mundo),inconscientemente hacen negación de la realidad. No tienen consciencia de su enfermedad.

La actividad cognitiva del esquizofrénico no es normal, hay incoherencias, desconexiones, les afecta en el lenguaje pues no piensa ni razona de forma normal.

No se puede intuir en modo alguno la posible aparición de la enfermedad, cuando sucede viene de forma aguda y se suele presentar como crisis psicótica, un estado maníaco, un cuadro depresivo con contenidos psicóticos o un estado confuso onírico. También puede surgir de manera insidiosa o progresiva.

La edad en que aparece suele ser, en los hombres de 15 a 25 años, y en las mujeres de 25 a 35 años . No obstante puede aparecer antes o después, aunque es poco frecuente que surja antes de los 10 años o después de los 50 años.

En la historia hay ejemplos de esquizofrénicos que han tenido gran repercusión en la sociedad por sus logros y descubrimientos. Es el caso de John Nash personaje de la película “Una mente maravillosa” cuya sinopsis escribo a continuación.

UNA MENTE MARAVILLOSA

Película estrenada en 2001, inspirada en la vida del matemático John Forbes Nash Jr. Un drama intensamente humano que presenta a un genio irrepetible. El atractivo y excéntrico Nash realizó un descubrimiento asombroso al comienzo de su carrera que lo encumbró a la fama mundial. Pero su brillante mente se vio atacada por la aparición de la esquizofrenia cuando lograba un fulgurante ascenso a la estratosfera intelectual. Su gran inteligencia, (a pesar de la enfermedad) lo puso en jaque para enfrentarse a un reto que hubiera sepultado intelectualmente a cualquier otro en su lugar. La ayuda de su esposa Alicia fue el talismán que lo hizo grande, gracias a la devoción que sentía por su marido supo hacer que éste se recuperara. A pesar de tener que sufrir varias décadas de penalidades superó su gran tragedia, y en 1994 le fue concedido el premio Nobel. Nash es una leyenda viviente que hoy en día sigue entregado a su trabajo.






Redactado por María Ordoñez.