Nuestro blog

Con este blog queremos dar a conocer a los lectores las grandes alteraciones que sufre la sociedad actual por obra y gracia del progreso. Son enfermedades que están potencialmente en quienes las sufren y se manifiestan, generalmente, por primera vez cuando el afectado recibe un shock, sea del tamaño que sea.

Tratamos de crear un punto de encuentro e información para esas personas que padecen algún tipo de trastorno psicológico, pero también para sus familiares. Ante estas enfermedades no estás solo, todo está In Mente.

sábado, 15 de enero de 2011

Ayudar a personas con discapacidad: un trabajo muy enriquecedor

Cada vez son más los centros que ofrecen hoy en día grandes oportunidades laborales para cientos de personas discapacitadas. Estos centros tratan que sus residentes y usuarios desarrollen al máximo sus habilidades personales, profesionales y sociales, ofreciéndoles la oportunidad que no pueden conseguir en el exterior de integrarse laboralmente. Los centros no podrían salir adelante sin la ayuda de asistentes sociales y profesionales como Cristina, cuya labor en Afanias es fundamental.

- ¿Qué tipo de enfermos residen en el centro?
Noso
tros no los denominamos enfermos porque no lo están, simplemente son personas que tienen discapacidad intelectual (retraso madurativo, síndrome de down, autismo...) con una media de edad entre 20 y 84 años. Su grado de discapacidad es medio-moderado, ya que se trata de un centro ocupacional y por tanto no acuden personas con grado de discapacidad grave.

- ¿Cuál es el objetivo que persigue Afanias?
Como
he comentado anteriormente Afanias es un centro ocupacional, por tanto las personas que acuden van allí a trabajar, realizan trabajos manuales simples, son trabajos repetitivos pero que requieren mucho esfuerzo, constancia y tiempo. Su jornada laboral empieza a las 10 y acaba a las 17:30 (como cualquier empleo ordinario) con la gran diferencia de que cobran muchísimo menos.
Algunos de los usuarios duermen en el centro, porque Afanias también es residencia, sobre todo
para aquellas personas que ya son mayores y que sus familias no pueden atender.

- ¿Cómo los
ayudáis? ¿Has notado alguna mejoría en los enfermos?
Principalmente fomentando su autonomía en todas las actividades diarias. La mejor
ía aparece como resultado de un largo proceso, no hay avances de un día para otro, ya que estas personas aprenden a un ritmo más lento. Se avanza más cuanto más joven sea la persona porque tienen más capacidad de aprendizaje.

- ¿Puedes contarnos cómo es tu día a día en el centro? ¿En qué consiste exactamente tu trabajo?

Primero realizamos con ellos el aseo: Se despiertan, deben afeitarse, ducharse, lavarse los dientes, escoger la ropa y desechar la que tengan sucia, hacer su cama... Mi función es supervisar que lo hagan bien.

A las diez tienen que estar puntuales en el comedor para desayunar y comenzar su jornada laboral.

A las diez y media voy a talleres para mayores de 45 años, es decir, “los abueletes"; aquí no es tanto un trabajo laboral sino más bien estimulación cognitiva o sensorial, es decir, tareas para que no pierdan los aprendizajes adquiridos.

A la una es la hora de comer, algunos usuarios previamente se han encargado de poner los comedores para todos sus compañeros.

Después de comer toca lavado de dientes y prepararse para el "café". Salimos por grupos a tomar el café (que les encanta) a bares próximos al centro.

Otros días, en vez de hacer talleres toca salidas. Vamos en grupos de ocho usuarios y dos monitoras a diversas actividades: cine, conocer Madrid, centros comerciales, bolera, comidas, museos...

Aquí acaba mi jornada laboral.

- ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Ellos, los usuarios. Es un trabajo muy enriquecedor.


Si quieres visitar la página web de Afanias, conocer sus proyectos y sus centros: www.afanias.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario